Evita hacerle estas 7 preguntas a una mujer.

He aqui un pequeño truco para que los principiantes mejoren su habilidad para relacionarse con las mujeres: no les hagas preguntas. En concreto, no les hagas las siguientes preguntas previsibles:

  • ¿Cómo te llamas?
  • ¿A qué te dedicas?
  • ¿Dónde vives?
  • ¿De dónde eres?
  • ¿A qué colegio fuiste?
  • ¿Dónde trabajas?
  • ¿Qué te parece el lugar?

Cuando conozcas a una chica, y ella sea una persona de labios apretados que no se ofrezca mucho para ayudar a que la conversación gane tracción, sentirás una poderosa compulsión de hacer este tipo de preguntas de relleno. Cuando sientas ese impulso, detente, mantén la boca cerrada y dedica uno o dos segundos a pensar en algún otro tipo de pregunta para hacerle, si es que debes preguntarle algo. No importa la pregunta que sustituya a la de los siete puntos anteriores, siempre que sea diferente y, por tanto, inesperada. Podrías preguntar «¿Cómo calcularías la hipotenusa de un triángulo rectángulo si tu vida dependiera de ello?» y obtendrías mejores reacciones por parte de las chicas que haciendo alguna pregunta aburrida que haya escuchado mil veces esta semana (si es que es linda).

Si te sirve de ayuda para tu fuerza de voluntad, imagina que la mano de don pildora roja sostiene un bolígrafo de pizarra y lo golpea enérgicamente contra tus nudillos cuando tengas pensamientos impuros sobre las siete preguntas de rancio. Esa visualización te arrancará una sonrisa ociosa, que a su vez despertará la curiosidad de tu objetivo. Y una vez que una chica siente curiosidad por ti, sus labios comienzan a florecer como un lirio del desierto después de un diluvio de agosto.

Estar dispuesto a evitar los «Siete rancios» es más que una táctica de juego para atraer a las mujeres; es una práctica sobre la marcha para convertirse en un mejor conversador, una habilidad que puede aplicarse a cualquier situación que implique a un segundo ser humano. Cuando te obligas a interrumpir un patrón, agudizas tu enfoque y afinas tu mente para pensar de manera diferente. Para pensar de forma más seductora. Muchos hombres se quejan de que nunca «se les ocurre nada que decir» a las mujeres, pero una gran razón de sus lenguas en estado de coma radica en el hecho de que sus mentes todavía operan bajo las directrices de las viejas e intransigentes costumbres. Todavía no han empujado activamente sus cerebros fuera de la zona de confort. Otras personas pueden sacarte de tu zona de confort, pero también puedes hacerlo tú solo, mediante la concentración deliberada en esquivar las trampas perezosas que te tiende tu mente. La primera vez que te sorprendas a ti mismo a medio camino de la palabra «¿Dónde…?», de camino a completar la banalidad de «¿De dónde eres?», sentirás algo parecido a un feliz subidón mental. «¡Sí!», entonarás mentalmente, «¡me he impedido murmurar una trivialidad de macho beta! Esto significa que tengo el poder de moldearme en un hombre más interesante».

Una pequeña victoria, sin duda, pero esas pequeñas victorias se van sumando, hasta que un día le das vueltas a una chica en la sala de baile de tu mente.

Ahora que sabemos cómo ser menos predecible con las mujeres, podemos pasar al segundo paso: ser más desafiante. Este paso suele abarcar mucho material, así que por ahora hablaremos de un método en particular que te infundirá instantáneamente el aura chulesca de la alfatudez que las mujeres anhelan tanto como tú anhelas un culo firme y unos pechos flexibles.

Para ser más alfa preguntale el por que…

Las chicas no necesitan ser interesantes. La mayoría de los chicos las validan sólo por su aspecto.Si quieres desordenar la cabeza de una chica guapa, pregúntale el PORQUÉ cuando te diga una opinión.

La mayoría de los tíos le siguen la corriente para intentar construir «rapport». Sé diferente y pídele que justifique su opinión.

Pregunta por qué es la única categoría de pregunta que la mayoría de los hombres no hacen a las mujeres. ¿Cuándo fue la última vez que escuchaste a un macho beta preguntarle a una chica por qué piensa de esta manera, o por qué piensa de esa manera, o por qué le gusta ser una rompecorazones, o por qué no puede quedarse tranquila, o por qué tiene que ser el centro de atención? ¿Cuándo fue la última vez que no viste a un macho beta asintiendo obedientemente con la cabeza como un lacayo contratado a cada tontería que sale de la boca de una chica bonita?

Además, el «¿por qué?» es un gran atajo para conseguir que las mujeres se abran y revelen un poco sobre sí mismas. Esto se conoce en la jerga de los ligues como «obtención de valores». 

Algunos de ustedes, temerosos, preguntarán: «¿Y si ella responde ‘por qué te importa’?». En primer lugar, tendrías suerte si te cruzaras con más de 1 de cada 50 mujeres que respondieran de esa manera tan perra. Pero, por si acaso, esto es lo que debes decir si te ocurre: «Encantador». La brevedad provoca el brillo de los clítoris.

Tienes que saber dos cosas sobre la psicología femenina antes de saber nada más. Las mujeres ODIAN ODIAN ODIAN a los hombres aburridos. Y las mujeres REALMENTE ODIAN ODIAN a los hombres suplicantes.

Las mujeres se sienten atraídas -sí, primariamente, atraídas sexualmente- por los hombres interesantes, y por los hombres desafiantes.

No seas aburrido. No seas un adulador. Si logras esos dos milagros y maravillas, estarás a mitad de camino de acostarte con el tipo de mujeres que siempre has soñado profanar. Si has puesto en duda tu capacidad para tomar prestada y luego alquimizar la actitud alfa para ti, debes saber que evitar las clásicas (y fácilmente evitables) trampas de los hombres beta, como hacer preguntas aburridas y recuperables de forma autónoma, y asentir como una marioneta a cada frase desechable que pronuncia una mujer, es la 9/10 parte del esfuerzo necesario para deshacerte de tu comportamiento beta.

📣Ahora te pregunto… ¿No sabes ligar? ¿Sigues soltero?¿Ha pasado mucho tiempo desde la ultima vez que tuviste acción con una chica? ¿Vas a seguir así toda la vida?¿Te gustaría al igual que yo, pasar de ser el chico timido a convertirte en el hombre que va por la calle, ve a una chica atractiva y tiene el poder de acercarse y generar atracción en ella?
📕 Imagina tener una guía que te enseñe de 0 a 100 a convertirte en un seductor nivel pro (como lo hice yo y como lo han hecho cientos de personas después de leer nuestro libro).
Imagina tener un libro 100% efectivo que te ayude a:
✅ Aumentar tu atractivo.
✅ Mejorar tus habilidades de seducción con las chicas
✅ Comprender los secretos MEJOR GUARDADOS DE LA PSICOLOGIA FEMENINA
✅ Dejar de perseguir chicas y convertirte en el perseguido gracias a nuestros trucos psicológicos
🔥 Conoce el método infalible que utilice para acostarme con decenas de chicas
⭐ ¡Si cientos de hombres han logrado lo mismo que yo, ¿Qué te hace pensar que tu no puedes? ¿Vas a rendirte tan fácil?!
👉 Adquiere nuestro libro HOY con un Descuento especial y unos cuantos REGALITOS/BONUS EXTRA que descubrirás dando clic al siguiente boton. 🎁

CLIC 👇

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.